/

La sociedad vasca ante la Memoria de las Víctimas y el final del terrorismo

La sociedad vasca ante la Memoria de las Víctimas y el final del terrorismo

Fue el curso de verano de la UIMP organizado en Santander, Palacio de la Magdalena, por las Fundaciones Centro Memorial Víctimas del Terrorismo y Fundación Víctimas del Terrorismo, el marco elegido por Florencio Domínguez, director del Centro Memorial, y Francisco José Llera, catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad del País Vasco, y director del Euskobarómetro, para exponer los resultados del informe La sociedad vasca ante la memoria de las víctimas y el final del terrorismo, realizado por el equipo de investigación del Departamento de Ciencia Política y de la Administración de Universidad del País Vasco, en colaboración con el Memorial.

Entre los titulares, el informe refleja que a la hora de abordar el final del terrorismo y el sufrimiento causado, los vascos se muestran divididos entre pasar página sobre el pasado (44%) y cultivar la memoria de las víctimas (43%), siente puntos más que la última vez que se planteó esta cuestión, hace dos años.

Y es que seis años después del fin de la violencia de ETA, sus consecuencias y su memoria son una cuestión que divide a los vascos, hasta el punto de constatarse en el Informe la relativa participación de la sociedad vasca en las acciones públicas en contra de la banda terrorista. En sus páginas se señala que mientras ETA estaba activa la mayoría de la sociedad vasca no participó en iniciativas convocadas contra el grupo terrorista por grupos pacifistas o las instituciones. Así, el 59% admite que nunca lo hizo, el 30% asegura que “alguna vez” y solamente el 7% dice que en bastantes ocasiones.

En total, 1200 encuestados que en su mayoría demandan que la memoria y el reconocimiento de las víctimas de la violencia y de quienes lucharon contra ella tengan un lugar en la agenda pública. Para la sociedad vasca, las víctimas del terrorismo en general (83%), los asesinados por ETA (80%), y los extorsionados, amenazados y exiliados por la violencia de la banda terrorista (70%) deben tener un reconocimiento por parte de las instituciones.

mecenas