La Fundación Víctimas del Terrorismo, en el marco de la celebración del XX aniversario de su constitución, ha publicado MEMORIA DE LAS VÍCTIMAS, un libro IN MEMORIAM a todas las víctimas del terrorismo, en defensa de la verdad, memoria, dignidad y justicia que todas ellas merecen, compuesto por más de cuatrocientas páginas, y coordinado por el periodista Miguel Renuncio.

Sus páginas recogen una recopilación conmemorativa de los numerosos testimonios de víctimas del terrorismo que, a lo largo de los años, han ido apareciendo en la revista Fundación, ordenados cronológicamente, dibujando un gran relato de la historia del terrorismo en España, formado a su vez por multitud de pequeños relatos, cuyos protagonistas son los supervivientes de los atentados o los familiares de quienes en ellos perdieron la vida. También se ha querido recoger el testimonio de algunas personas que, desde las instituciones públicas o desde cualquier otro ámbito de la sociedad, han contribuido a la defensa de las víctimas del terrorismo.

Con ilustración de portada cedida por José Ibarrola, con saluda de S.M. el Rey, siempre tan próximo y cercano a las víctimas del terrorismo, y prólogo del actual presidente de la Fundación Víctimas del Terrorismo, su contenido está estructurado en dos partes. Una primera, HÉROES INVOLUNTARIOS, con 75 entrevistas a familiares de víctimas mortales y a víctimas heridas en atentados, con reseña del atentado y fotografía de la víctima; y una segunda parte, TESTIGOS DEL HORROR, con 28 aportaciones, entrevistas y artículos, de quienes han sido testigos directos de la sinrazón terrorista que ha asolado a nuestro país durante seis décadas.

Tras una primera lectura, entre las conclusiones que se pueden extraer una primera, en palabras de Tomás Caballero, para remarcar que “el sufrimiento de las víctimas ha sido siempre el mismo, con independencia de la época en la que se produjo cada uno de los atentados, de la organización terrorista que los perpetró, de sus objetivos fanáticos y totalitarios o de cualquier otra circunstancia. La muerte violenta de un inocente —y todas las víctimas lo son— es siempre cruel e injustificable, y deja a su alrededor un gran número de personas afectadas, que deberán sufrir de por vida el dolor provocado por la ausencia de un ser querido”.

También como conclusión, la posibilidad de vislumbrar la evolución que la percepción de las víctimas del terrorismo por parte de la sociedad española ha experimentado con el paso del tiempo. Desde la invisibilidad de las víctimas, incluso cuando los atentados se sucedían casi a diario, hasta la actual situación, afortunadamente muy distinta, en parte por el desarrollo de las asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo a partir de 1981, la creación de la Fundación Víctimas del Terrorismo —adscrita al Ministerio del Interior— en 2001 o la aprobación de la Ley 29/2011, de 22 de septiembre, de Reconocimiento y Protección Integral de las Víctimas del Terrorismo.

Un libro entendido como “justo homenaje dedicado a quienes más sufren y han sufrido”, para S.M. El Rey, que contribuye para no olvidar nunca a los que perdieron la vida, sufrieron heridas físicas o psicológicas o vieron sacrificada su libertad como consecuencia del fanatismo terrorista.

Y es que, como reflexión de Tomás Caballero en el prólogo, “la deslegitimación ética, social y política de la violencia es un deber que nos incumbe a todos, y el testimonio directo de quienes la han sufrido en primera persona es el mejor instrumento para conseguir”.

En definitiva, historias personales de las víctimas del terrorismo como parte importante de la historia reciente de España, de necesario conocimiento para las próximas generaciones con el fin de que tanto horror y tanto sufrimiento no vuelvan a repetirse jamás.

LEER LIBRO