En el Dia de las Víctimas del Terrorismo en España

Como cada 27 de junio, coincidido con la fecha del asesinato de la pequeña Begoña Urroz en la estación de Amara de San Sebastián (27 de junio de 1960), el Congreso de los Diputados acogió nuevamente la conmemoración del Día de las Víctimas del Terrorismo en España en su duodécima edición.

Un acto  institucional instaurado el 11 de marzo de 2010 a raíz de una iniciativa conjunta de 22 asociaciones y fundaciones de víctimas y aprobado por unanimidad por las Cortes Generales, que  rinde homenaje a la “memoria de las 1452 víctimas mortales españolas, según datos oficiales del Ministerio del Interior, ocasionadas por los diferentes tipos de terrorismo que han venido actuando en España, personas inocentes, a quienes arrebataron su vida de la forma más vil y cobarde, personas con las que siempre estaremos en deuda. También con los miles de heridos, amenazados y extorsionados”, en palabras de Tomás Caballero.

En esta nueva edición, bajo la presidencia de Maritxell Batet, presidenta del Congreso de los Diputados, junto a Ander Gil, presidente del Senado, y con la presencia de los ministros del Interior y de Presidencia, Fernando Grande Marlaska y Félix Bolaños, entre otros miembros del Gobierno, trece presidentes/as de asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo, junto a representantes de las mismas, se dieron cita en la Carrera de San Jerónimo.

Presidentes de Asociación Andaluza de Víctimas del Terrorismo, Asociación 11M Afectados, Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas, Asociación Extremeña de Víctimas del Terrorismo, Asociación Valenciana de Víctimas del Terrorismo, Asociación Canaria de Víctimas del Terrorismo, Asociación Zaitu y Asociación Víctimas del Terrorismo por la Paz, y representantes de Asociación de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo, Asociación Ayuda 11 M, Fundación Fernando Buesa Blanco, Fundación Alberto Jiménez Becerril y Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León.

Por su parte, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Asociación Dignidad y Justicia, Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas y Colectivo de Víctimas del Terrorismo excusaron su asistencia.

Acabar con la impunidad terrorista

Después del saludo protocolario a los representantes de Asociaciones y Fundaciones de víctimas en el Salón de los Pasos Perdidos y la interpretación del Segundo Movimiento del Concierto en Mi bemol mayor para trompeta de Franz Joseph Haydn, parte de trompeta sola, por Christian Franco Brines, estudiante del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, Tomás Caballero hizo uso de la palabra para agradecer la labor del Parlamento para «convertir el terrorismo en una cuestión de Estado» e «ir acorralando todo el entramado armado e ideológico de los terroristas», para afirmar que  «sin ese esfuerzo, sin esa constante labor, no habría sido posible la derrota del terrorismo autóctono, ni los logros alcanzados en la lucha contra el fenómeno global que hoy representa el terrorismo yihadista, ni tampoco el hito que supuso la aprobación de la Ley de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo».

Dicho esto, para el presidente de la Fundación Víctimas del Terrorismo «aún queda camino por recorrer», hasta el punto de poner en duda que se haya cumplido el objetivo de «la justa normalización de la convivencia, con un claro reconocimiento de víctimas y victimarios».

«¿Por qué muchos años después sigue habiendo tantos atentados de ETA sin resolver? ¿Por qué todavía se producen homenajes a terroristas a su salida de la cárcel, algo objetivamente indigno e inmoral? ¿Por qué se sigue ocupando el espacio público con manifestaciones diversas que blanquean lo acontecido y disfrazan la única realidad, la provocada por los victimarios y sufrida por las víctimas?», cuestionó Caballero a diputados y senadores.

En esa línea, Caballero pidió seguir la ‘hoja de ruta’ del informe realizado por la delegación del Parlamento europeo que visitó España en 2021 y que cifró en 379 los asesinatos impunes, lo que «evidencia una falta de justicia con respecto a las familias de las víctimas», y evitar los intentos por «blanquear» a ETA: «Recuerden que la memoria y el honor de las víctimas no es negociable ni mucho menos renunciable», afirmó.

El acto, tras las palabras de la presidenta del Congreso de los Diputados y un respetuoso minuto de silencio, finalizó con la interpretación de la Sonata en Fa de Jean-Marie Leclair, en arreglo de Jean-Marie Londeix para dos saxofones, por las estudiantes del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, Olga Valdivieso Díaz y. Raquel Núñez del Campo

También se dieron cita en la sede de la soberanía nacional, entre otras autoridades, el Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo Puyol; el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Teodoro Esteban López Calderón; el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez Ruiz; la subsecretaria del Ministerio de Interior, Isabel Goicoechea Aranguren; el director general de la Policía Nacional, Francisco Pardo Piqueras; la directora general de la Guardia Civil, María Gámez Gámez; la directora general de la Oficina de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo. Montserrat Torija Noguerales; y el director de la Fundación Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez.

DISCURSO CONGRESO